sábado, 8 de noviembre de 2008

Poniéndome retro

O mejor dicho, recordando y recordando, así que los invito a recordar conmigo.

Una canción que me encantaba y aún me encanta con una cantante que ha ido a menos pero que en esos años de los noventa estaba en su cúspide.




Película
Miles de películas pero la primera que se me vino a la memoria fue esta "Punto de Quiebra" y es curioso porque no es la mejor, ni la que más me haya gustado, ni nada por ahí, supongo que pensé en ella porque representa bien los años finales de los ochenta y principios de los noventa.


Guapos ambos protagonistas, me quedo con Keanu Reeves y la historia de buenos y malos tiene más puntos grises que otra cosa. Dan ganas de practicar deportes extremos al verla.



Mi primer celular que me costó casi mil pesos, pesaba como un ladrillito y me daba algo de vergüenza hablar con él en público, no porque fuera feo, estaba de moda, sino porque me era raro hablar sola en la calle y que la gente se me quedará mirando. Nokia 918.






La primera computadora que utilicé, en la oficina y donde aprendí a empezar trabajar en ellas, una HP Vectra 386 y aún no me conectaba a internet, era por ahí del 92.









Walkman que me encantaba, de cassette y pilas AA, año 1990.








Y después mi super amigo Juan Carlos me regaló mi primer y único discman por ahí del 94, el Megabass de Sony. Precioso y que casi muero porque me lo intentaron robar.

También vestí: mallones, sueteres largos, blusones, cinturones anchos, sombreros (amo los sombreros), collares largos estilo años veinte. Me peine con copete al estilo flans y vestí zapato planísimo con hebilla estilo duende ¡lástima que no tengo ninguna foto de esos zapatos porque eran chistosos, chistosos).

Desde mi adolescencia hasta hoy en día miles de cosas han cambiado o evolucionado, unas se han ido y no creo que regresen, otras van y vienen y cuántas más están por crearse.